Una carta enviada al presidente Duque por el Instituto de Ciencia Política, fundado por el desaparecido empresario Hernán Echavarría Olózaga, generó algunas diferencias entre empresarios, líderes gremiales y académicos que fueron consultados sobre el contenido de la misiva.

La carta, firmada por 22 líderes, entre los que se encuentran comerciantes, empresarios y académicos, contiene una serie de propuestas para evitar la parálisis de la actividad económica en medio de la cuarentena. Plantea, entre otras cosas, la entrega de ayudas, la adopción de protocolos de desinfección, incentivos para las empresas y una flexibilización laboral. Este último punto provocó que algunos de los consultados sobre el contenido de la carta retiraran su firma antes de enviarla.

Y es que la versión final plantea suspender por seis meses los aportes de las empresas a las cajas de compensación; ampliar a 24 horas el horario en algunos sectores, lo que permitiría provisionalmente la reducción del pago de horas extras y recargo nocturno, entre otras cosas. Quienes no firmaron la carta aseguran que se hacen unas peticiones imposibles de ejecutar, se piden nuevas exenciones tributarias y se deja en manos del Estado el peso económico de la crisis.