Semanas antes de que se llevara a cabo la elección de Leonardo Villar como nuevo gerente del Banco de la República, se encontró que el mismo banco había publicado en su página web la hoja de vida de Villar, hace años, cuando fue codirector del banco. Sin embargo, el pasado 8 de diciembre, la página web del banco publicó una nota aclaratoria en la hoja de vida de Villar que llamó la atención. Vean lo que decía la nota marcada con un asterisco: «Esta información fue actualizada y corregida el 8 de diciembre de 2020 porque contenía datos incorrectos».

Esta corrección, que apareció dos días antes de la elección de Villar como nuevo gerente del Banco de la República, estaba relacionada con la experiencia académica de Villar, porque en la hoja de vida publicada años atrás aparecía que el señor Villar tenía un doctorado en la London School of Economics, realizado en 1987, y luego de la corrección, ese doctorado ya no aparecía en su hoja de vida, lo que sugería que Villar se habría adjudicado un título que no tenía.

A raíz de esa corrección, apareció en redes un hashtag Villar que decía «#Villarmiente». Pero se aclaró que en su hoja de vida, que contiene 17 páginas de información, Villar dejó claro y de manera explícita, que él inició los estudios para el doctorado, pero nunca los terminó, pues regresó a Colombia para trabajar y no pudo desarrollar la tesis, requisito fundamental para obtener un doctorado. ¡Esa aclaración que hizo Villar fue clara y categórica!

La hoja de vida de Villar fue, simplemente, actualizada. ¿Pero esa circunstancia fue perversamente utilizada por sus enemigos para lanzar la campaña en redes contra Villar? ¡Quién ideó el «#Villarmiente»! Muchos creen que se trató de otra «jugadita», ¡pero nadie asume su autoría!, ¡nadie responde!, ¡nadie sabe quién la hizo! Solo hoy queda claro que fue una nueva «jugadita».