En medio del escándalo de corrupción que enreda a varios magistrados y exmagistrados de la Corte Suprema, otro tema está generando incomodidad y molestia entre los integrantes de la Sala Penal del alto tribunal: se trata de la elección de los futuros magistrados del Tribunal de Paz.

Hace 48 horas se publicó la lista de preseleccionados, de la que quedaron por fuera varios exmagistrados como Francisco Ricaurte, María Mercedes López, Angelino Lizcano, Sigifredo Espinosa, Javier Zapata y Jorge Iván Palacio. Sin embargo, en la lista de preseleccionados aparece el actual magistrado del Consejo de Estado Danilo Rojas Betancourth, lo que genera la molestia de algunos integrantes de la Sala Penal, quienes consideran que su posible designación en el Tribunal de Paz resucitaría la llamada puerta giratoria, es decir, el paso directo de un magistrado de un tribunal a otro.

Y dicen que no entienden cómo un magistrado del Consejo de Estado quiere convertirse en magistrado del Tribunal de Paz, cuando fue precisamente el propio Consejo de Estado el que prohibió la llamada puerta giratoria; lo hizo cuando anuló la elección en la Judicatura de los magistrados Francisco Ricaurte y Pedro Munar.

Esa integración de los magistrados del Tribunal de Paz va a ser otro enredo.