el pescado es de los alimentos de mayor consumo en Semana Santa.

Los reincorporados y las víctimas del conflicto trabajan en proyectos productivos en los que comercializan este alimento en diferentes partes del país. En Mutatá, excombatientes buscan comercializar en Urabá dos toneladas de tilapia roja. En Caldas, víctimas de la violencia y personas en reincorporación suman esfuerzos para producir 500 kilos de pescado y ofertarlo en comunidades indígenas de ese departamento. Un excombatiente del Catatumbo lidera un ambicioso proyecto de piscicultura durante esta semana con personas de la comunidad.

Y en el Meta, por otra parte, también lanzaron un proyecto turístico, Sansa Paraíso, con diferentes atracciones, hospedaje y descanso.