Durante el lanzamiento hoy de la escuela «Hombres, al cuidado», la alcaldesa Claudia López sorprendió a periodistas y a camarógrafos con un singular kit… ¡de aseo!

Así como lo escuchan: la mandataria les puso guantes y delantal a los hombres de la prensa capitalina. Ellos dieron el primer paso y con el lema «a cuidar se aprende», asumieron el compromiso con el trabajo doméstico que, según el plan, no solo debe ser responsabilidad de las mujeres.

En Bogotá, el machismo está tan arraigado que según una encuesta de la Alcaldía, el 66 % de las mujeres considera que los hombres deben «ayudar» en casa, pero esa no es su principal responsabilidad. Solo seis de cada diez hombres participan en el trabajo de cuidado, mientras que nueve de cada diez mujeres lo hacen. Las mujeres dedican cinco horas y treinta minutos a estos trabajos; los hombres, solo dos horas y diecinueve minutos.

La escuela para hombres lanzada hoy busca que los hombres asuman las responsabilidades de cuidado en sus hogares y así apostarle a una sociedad más equitativa. Las mujeres, por cuenta de esta carga, tienen menos tiempo para educarse, trabajar, descansar y divertirse. La escuela «Hombres, al cuidado» tiene dos modalidades:

1. La escuela móvil, que recorrerá las localidades de la ciudad llevando en su interior asesoría personalizada para hombres que quieran participar más de las labores del cuidado.

2. Los sábados y domingos, de 8:00 a. m. a 6:00 p. m., la escuela estará funcionando en las manzanas del cuidado de Usme y Kennedy.

El espíritu de la campaña es bueno y es justo, ¿pero quién lo hace cumplir? Complicado asunto. Los señores dirán: se obedece, pero no se cumple.