Las tres centrales obreras del país –CUT, CTC y CGT– le pidieron a la ministra de Trabajo, Gloria Inés Ramírez, que elimine el denominado piso de protección social.

Se trata de un sistema de afiliación al sistema de seguridad social enfocado a trabajadores, en su mayoría informales, cuyos ingresos están por debajo del salario mínimo. El llamado piso de protección social fue una medida adoptada en plena pandemia por el entonces ministro de Trabajo Ángel Custodio Cabrera; está dirigida a trabajadores como vendedores ambulantes, por ejemplo, que no alcanzan a cotizar sobre el salario mínimo.

Pero, en su momento, fue polémico porque las centrales obreras advirtieron que permitir afiliaciones con ingresos inferiores al salario mínimo podría incentivar la informalidad y la precarización de los salarios. La ministra Ramírez está estudiando la propuesta de eliminarlo; si finalmente se acoge, Colpensiones tendría que cesar cualquier nueva afiliación al piso de protección social. En consecuencia, las personas que se encuentran hoy afiliadas a este sistema tendrían que ser trasladadas al esquema de cotización a la seguridad social para trabajadores dependientes.