Hay cosas increíbles y que solo pasan en nuestro país.

Una de esas situaciones es la de los llamados magistrados eternos de la Sala Disciplinaria de la Judicatura, Julia Emma Garzón y Pedro Alonso Sanabria. Resulta que este miércoles tomarán posesión de sus cargos los siete magistrados de la Comisión de Disciplina Judicial, órgano que reemplaza a la Sala Disciplinaria de la Judicatura, y esta es la hora en que los llamados magistrados eternos no han entregado sus oficinas; no han devuelto los carros, ni los esquemas que se les asignaron para su seguridad, y tampoco han entregado un informe de los procesos contra jueces, fiscales y abogados que tendrá que asumir la Comisión de Disciplina.

Reitero mi frase de tantas veces: ¿usted quiere a mi país? Yo también, ¡pero déjeme llorar un rato!