La Comisión Asesora para la Enseñanza de la Historia, creada por ley para asesorar al Gobierno en esta materia, acaba de poner el dedo en la llaga sobre un asunto de primer orden en materia de educación básica. Se trata, ni más ni menos que de incluir en los planes de estudio la historia del conflicto armado en Colombia.

El profesor Óscar Armando Castro, actual presidente de esta comisión asesora, reveló que en un trabajo articulado con la Comisión de la Verdad ya se está trabajando en este crucial asunto. Según el docente, es importante enseñar la historia del conflicto en los colegios, para formar a los estudiantes en el pensamiento histórico y estimular la reflexión sobre el pasado. Considera que esta enseñanza «nos permitirá tomar decisiones certeras sobre el presente y sobre el futuro».

La comisión considera necesario desarrollar el pensamiento crítico, más allá de la simple memorización de datos, para formar conciencia frente al pasado. Entender el conflicto armado es un elemento trascendental para los futuros colombianos. Además, según la comisión, servirá para que no haya repetición y para superar traumas de la violencia y retomar el camino de la reconciliación.

El próximo gobierno, cualquiera que sea, deberá dar cumplimiento a la Ley 1874, que enhorabuena restablece la enseñanza obligatoria de nuestra historia.