La Comisión Séptima del Senado realizó hoy un debate para formular políticas públicas por el rescate y la resocialización de los miles de habitantes de la calle que hay en todo el país.

De pronto, un senador miembro de la comisión se puso de pie y en medio del debate, y después de que los directores del Bienestar Familiar y del DANE, y de que los viceministros de Salud y de Trabajo reconocieran que poco se ha avanzado en un programa integral de resocialización para los habitantes de la calle, tomó la palabra e hizo la siguiente confesión:

«Yo viví en la calle, cuando tenía nueve años de edad, un año viví en la calle. Y me inventé la mentira de que era huérfano de padre y madre, y no era cierto. Tenía a mi papá y a mi mamá, hasta que alguien que me cogió robando comida me llevó y me sentó en un taller de zapatería a aprender el oficio, desde los 10 años».

Fue el sentido testimonio del senador Polo Narváez, del Partido Verde y de Nariño, quien llegó al Congreso después de destacarse como un líder social y deportivo del municipio de Ipiales, en Nariño.

El ejemplo del senador José Aulo Polo Narváez enseña que, sin importar las circunstancias en las que estemos, una mano amiga que nos ayude a tiempo nos puede ayudar a seguir el camino.