La acción se adelanta contra el exgobernador del Meta Alan Jara y contra su predecesor, Darío Vásquez Sánchez, por un contrato para infraestructura educativa que se construyó en predios del Parque Nacional Natural Tinigua.

El contrato era para la ampliación del colegio Nuestra Señora de La Macarena, por $ 4.109 millones, que fue celebrado en 2011 por el exgobernador Sánchez y fue liquidado en 2014 por el exgobernador Jara.

La controversia está en que, según la acusación de la Fiscalía, ambos exmandatarios no hicieron las suficientes verificaciones en materia de licenciamiento ambiental y la obra provocó un daño en recursos naturales. El expediente también advierte que la obra puso en riesgo a alumnos y profesores, al ser construida sobre el borde de la parte interna del río Guayabero. Asimismo, la acusación indica que la fauna del parque natural Tinigua también se vio afectada con esta construcción, pues «se trastocó su hábitat»; se habla especialmente de un daño a las aves.

La Corte Suprema revivió hoy el caso al celebrar una audiencia de formulación de acusación contra los exgobernadores por los delitos de contrato sin cumplimiento de requisitos legales y daños en los recursos naturales.