Y no es que Jorge Enrique Bedoya, actual presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia tenga nada que ver con la canción, solo con esas palabras.

Jorge Enrique era viceministro de Defensa. Un día, la consagrada y conocida periodista Claudia Palacios lo visitó en su despacho en búsqueda de ilustración y datos para el libro que escribía: «Perdonar lo imperdonable». Fueron varias reuniones. Eso fue hace cinco años, también en diciembre.

No fue amor a primera vista, pero de la entrevista se evolucionó a conversaciones personales; cada día se tornaban más íntimas y amorosas, y, así, despacito, se enamoraron. Se casan a fin de año.

Claudia perteneció a esta casa; aquí se formó, aquí triunfó y aquí se proyectó. Sigue siendo nuestra gran compañera. Ahora todos les deseamos, tanto a ella como a él, miles de días y meses y años de amor y vida.

Como escribió Antonio Machado: «Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar».