Luego de que las autoridades descubrieran un plan liderado para asesinar al representante conservador a la Cámara Jaime Felipe Lozada, ese partido les pidió a las autoridades poner en marcha todas las acciones para garantizar su vida, su movilidad e integridad. Según informaciones conocidas por esa colectividad, las llamadas disidencias de las Farc proyectaban atentar contra la vida del congresista conservador Lozada Polanco y para tal fin se habrían destinado $ 600 millones.

Asegura un comunicado del Partido Conservador que «como se recuerda, su familia, y él mismo, han sido víctimas repetidas de ese grupo subversivo. El congresista Lozada Polanco fue secuestrado junto a su señora madre y su hermano en el año 2001, y su padre perdió la vida un año después, a manos de la misma organización delictiva».

El parlamentario huilense ha sido uno de los grandes críticos de las disidencias de las Farc, lideradas por alias «el Paisa», Iván Márquez y Jesús Santrich.