Mi tradicional ñapa de los lunes: la denuncia sobre elefantes blancos.

Uno de los sectores más vulnerables de Florencia (Caquetá) es la Ciudadela Habitacional Siglo XXI, un complejo de viviendas construidas para favorecer a víctimas de la violencia.

Allí, el municipio de Florencia y la empresa Chamat construyeron la planta de tratamiento de aguas residuales, la cual beneficiaría a dos mil familias.

La obra se inició en diciembre del 2000 y culminó en octubre del 2001; sin embargo, aunque la infraestructura está montada, no funciona: nadie da razón de por qué no entra en funcionamiento. Sin operar, acaba de cumplir 20 años.

La inversión comenzó con un contrato de $ 142 millones en el año 2000 y a lo largo de los últimos diez años se le han invertido cerca de quinientos millones de pesos más y sigue inservible, abandonada y se la está comiendo la maleza.

Da pena. Qué tristezas en mi país. Hasta mañana, que descansen.