Aunque la mayoría de gobernadores y alcaldes elegidos el pasado mes de octubre asumen el próximo primero de enero, el gobernador electo de Santander, Mauricio Aguilar, les madrugó a todos y se posesionó hoy como nuevo mandatario regional. Además de ser el primer mandatario en posesionarse, escogió el cerro del Santísimo para tomar juramento, ubicado en zona rural de Floridablanca, municipio cercano a Bucaramanga y que posee una escultura de Jesús de Nazaret de 37 metros de alto.

Mauricio Aguilar, el nuevo gobernador, es hermano de Richard Aguilar, quien ahora es senador de la República. Ambos, hijos de Hugo Aguilar, también exgobernador, quien ha aparecido como el hombre que dio de baja a Pablo Escobar y que está hoy preso por no reparación a las víctimas del paramilitarismo, por lo cual lo condenaron.

Aguilar reemplaza a Dídier Tavera, quien se encuentra en detención domiciliaria por las posibles irregularidades cometidas dentro de la contratación del Programa de Alimentación Escolar (PAE).