La Procuraduría inhabilitó para ejercer cargos públicos por ocho meses al exalcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández, por agredir al concejal John Jairo Claro. Como el exmandatario renunció a su cargo en septiembre de este año, la sanción será ejecutada como una multa de $ 124 millones, valor que representa el salario que él recibió durante 8 meses.

La agresión se presentó en noviembre de 2018, en el despacho del entonces alcalde. El concejal Claro, quien grabó toda la reunión, acusó al mandatario de varios hechos de corrupción, a lo cual Hernández le contestó diciendo que eso era falso y lo abofeteó.

Su explosión de ira y el golpe fueron considerados por la Procuraduría como falta grave.