El elefante blanco de hoy es el proyecto de vivienda San José, ubicado en la ciudad de Manizales.

La historia es la siguiente: en el año 2008, durante la alcaldía de Juan Manuel Llano, se inició en Manizales uno de los proyectos más ambiciosos de renovación urbana del Eje Cafetero: el macroproyecto San José, que buscaba reubicar a 1640 familias de la comuna San José, uno de los sectores más vulnerables de esa ciudad.

Han pasado 13 años desde el inicio de la obra, tres alcaldes han terminado su periodo y 15 gerentes han estado al frente de la empresa de renovación urbana encargada del proyecto, y el resultado es desalentador: de los 612 apartamentos, solamente se han entregado 335, ubicados en las tres primeras torres de las cinco planteadas inicialmente.

No se ha puesto ni una sola piedra para las torres 4 y 5. Ya se han invertido más de doscientos mil millones de pesos y los expertos aseguran que para terminar el proyecto se requieren nuevos diseños y más recursos. Para completar el oscuro panorama, resulta que en la zona hay riesgo de deslizamiento. Como si fuera poco, ya hay apartamentos en mal estado; la avenida que pasa por el sector está sin concluir y un centro de capacitación que se construyó para brindar formación a los jóvenes de la zona no está en condiciones de operar.

Ay, mi país… Déjenme llorar.