La Ñapa de hoy es el elefante blanco que denunciamos todos los lunes. Esta vez es el caso del Colegio San Felipe Neri en Cartagena.

En el año 2017 fue adjudicado el contrato al consorcio Colegio Neri, por un monto de $ 8.487.000.000, en el barrio Olaya Herrera, pero la obra no pudo realizarse en los terrenos inicialmente establecidos.

Publicidad

Entonces, se decidió que ante el mal estado del colegio existente, este sería demolido y allí mismo se construirían las nuevas instalaciones. Demoler la vieja estructura y levantar la nueva edificación duplicó los costos.

La obra tenía fecha máxima de entrega el 31 de diciembre del 2019, pero se paralizó por lo de siempre: falta de recursos. Y ahí está, abandonada. ¡Qué terrible!

Bueno, por lo menos esta sección ha servido para que el Estado abra los ojos: ya actúa la Contraloría.

El Congreso aprobó una ley que ordena refinanciar las obras abandonadas o destinarlas a otros fines distintos al abandono y el presidente ya la sancionó. ¡Ahí vamos!