Mi elefante blanco de todos los lunes.

El proyecto contemplaba la construcción de una línea de conducción para captar el agua de la quebrada La Honda y llevarla hasta el acueducto de Villavicencio.

El contrato fue suscrito por la Empresa de Servicios Públicos del Meta (Edesa S. A.) con la Unión Temporal Bocatoma el 28 de enero de 2011 y debía ejecutarse en un año. Se suscribió por $ 43.947.565.580 y tuvo dos adiciones que sumaron $ 21.973.782.263, para un valor total contratado de $ 65.921.347.843. Hoy, nueve años después de firmado el contrato, en el lugar solo hay tubos abandonados y columnas deterioradas. La Contraloría encontró posible detrimento patrimonial por más de sesenta mil millones de pesos. El proyecto presentó inconsistencias en la planeación, la ejecución y el seguimiento, y fue abandonado por el contratista.

Llevamos un poco más de siete meses de este año y esta denuncia de elefantes blancos se presenta todos los lunes… ¡y faltan decenas! ¡Qué tal la corrupción, el desorden, la violación de deberes en esta nación! ¡Ay, mi país!