El elefante blanco de todos los lunes. Hoy les hablaré sobre el parque ecoturístico de Los Libertadores en Tame (Arauca).

La historia es la siguiente: el contrato se hizo en la administración del exgobernador Julio Acosta Bernal, en el año 2006; la construcción de la primera etapa se contrató con el Consorcio Eco Park 2006, por un valor de $ 3800 millones. Fue celebrado sin que existieran previamente planos arquitectónicos, constructivos, estructurales ni plan de manejo ambiental. En la ejecución del contrato se presentaron incumplimientos por parte del contratista. La obra fue financiada con recursos de las regalías.

Publicidad

Al día de hoy, han pasado 14 años después de firmado el contrato: el parque no ha sido terminado y por ello no ha servido como atractivo turístico. Ha consumido miles de millones de pesos en nuevas adiciones y sigue sin funcionamiento. Actualmente, se adelanta un nuevo contrato firmado por la Gobernación el año pasado por $ 4.662.527.221; tiene como objetivo el mejoramiento de la infraestructura turística y acciones complementarias para la operación y puesta en marcha de la primera etapa del parque. Van 14 años.

Y como les digo todos los lunes: ustedes quieren a Colombia, lo sé. ¡Yo también! Pero déjenme llorar un rato.