El Tribunal de Bogotá le dio vía libre a la Fiscalía para continuar con el proceso de extinción de dominio sobre 16 propiedades que estaban a nombre de familiares del exjefe del cartel de Medellín, Pablo Escobar, así como de parientes de su exjefe de sicarios, John Jairo Velásquez, alias «Popeye».

La disputa legal se inició en 2018, cuando la Fiscalía anunció un proceso de extinción de dominio, tras detectar que los bienes valorados en $ 6200 millones fueron adquiridos con dinero del narcotráfico y posteriormente traspasados a los familiares de Escobar y de Popeye.

Al tribunal llegó un recurso presentado por los propietarios actuales de los bienes, con el cual buscaban que se revocara dicha determinación y se suspendiera el proceso de extinción de dominio. Tras estudiar el caso durante dos años, la Sala Penal del tribunal negó dicha petición y dejó en firme el embargo de cuatro viviendas, tres parqueaderos y tres vehículos, entre otros bienes.

Vea también: Falleció Felipe Guevara, periodista víctima de un atentado con arma de fuego en Cali

Pese a que Escobar fue abatido hace 27 años, la Fiscalía aún continúa rastreando el paradero de toda su millonaria fortuna.