Como se sabe, varios magistrados y exmagistrados de la Corte Suprema de Justicia se han visto involucrados en supuestas dilaciones de procesos para favorecer a congresistas investigados por ese tribunal. Eso se conoce como cartel de la toga.

En este caso salieron a flote los nombres de varios togados, entre ellos los expresidentes de la Corte Leonidas Bustos, Francisco Ricaurte, Camilo Tarquino y el actual magistrado de la Sala Penal Gustavo Malo. En cuanto a Leonidas Bustos, el proceso está en la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes y se encuentra en la etapa final. Tan pronto terminen los alegatos, los investigadores decidirán si presentan escrito de acusación ante la Cámara en pleno, que decidirá si lo acusa o no ante el Senado, corporación que decidirá su suerte final. En el caso del exmagistrado Francisco Ricaurte, quien se encuentra privado de la libertad, ya está en juicio. El delito más grave que se le imputa es el de concierto para delinquir agravado, lo cual significa que supuestamente se alió con otros para cometer delitos. El caso de Camilo Tarquino sigue en investigación en la Fiscalía. Este organismo analiza el testimonio del exgobernador de Córdoba Alejandro Lyons, quien aseguró que el exmagistrado Tarquino le pidió $ 2000 millones para ayudarlo con un proceso.Y en el caso del actual magistrado Gustavo Malo, este ha presentado reiteradas incapacidades, y ha impedido así que sus compañeros de la Corte Suprema le apliquen el reglamento y lo aparten de su cargo, mientras la Comisión de Acusación decide su caso. La más reciente incapacidad del magistrado Malo decía que tenía un problema de rodilla.

El próximo martes, 3 de abril, Malo debe presentarse ante la sala plena.  Ay… ay… No sé si me incapacito para no venir a trabajar el lunes. Ay… ay… ¡Qué dolor tan macho!