Durante el cabildo sobre el Plan de Ordenamiento Territorial en el Concejo de Bogotá fueron recusados a última hora diez concejales por presunto conflicto de intereses.

Por cuenta de los recursos se tuvieron que retirar los concejales del Polo Carlos Carrillo, Celio Nieves, Álvaro Argote y Manuel Sarmiento; de la Colombia Humana, Heidy Sánchez, Susana Muhamad y Ana Teresa Bernal; de los verdes, María Fernanda Rojas y Diego Laserna, y del Partido Liberal, María Victoria Vargas.

Para muchos, se trató de un saboteo, por lo que concejales y asesores se dieron a la tarea de averiguar quién estaba detrás de las polémicas recusaciones.

El hallazgo fue increíble: todas estaban firmadas por un ciudadano identificado como Evaristo Solano, pero resulta que el señor Solano no fue quien puso las recusaciones; cuando lo llamaron, respondió que no tenía idea de qué le hablaban, ¡lo suplantaron! Usaron su nombre y su cédula sin su conocimiento.

Se está investigando quién estuvo detrás de semejante maniobra, que estuvo a punto de poner en jaque el cabildo del POT.

La situación fue puesta en conocimiento de la Fiscalía General de la Nación. ¡Ojalá que la investigación arroje resultados! ¡Qué cosa tan increíble!