La Comisión de Valores de Estados Unidos descubre un fraude que supera los tres millones de dólares y que vincula a una empresa promocional de venta de cannabis o marihuana en territorio norteamericano.

La firma Greenview Investment Partners, de Texas, y su fundador, Michael Cone, buscaban inversionistas para venta de cannabis con la promesa de un rendimiento anual en dólares del 24 %. Además, aseguraban que en la junta existían agentes de la DEA. Al final, se descubrió que la firma ni tenía cannabis, ni agentes de la DEA, y que el dinero de los inversionistas lo utilizó el fundador de la compañía para comprar autos lujosos y costosas prendas de vestir.

¡Estafa a lo pirámide! No aparecen ni la plata, ni los promotores, ni rendimientos. Los gringos también tiene