Un agarrón entre una alumna y un profesor no es, en sí, una gran noticia. Pero si los enfrentados son la secretaria del senador Musa Besaile y el magistrado del Consejo de Estado que estudia la pérdida de investidura del mismo Musa, el asunto sí es, además de curioso, llamativo.

El asunto es que en la Javeriana estudia, para una maestría en Derecho Constitucional, la asesora de Musa, doctora Constanza Martínez, y uno de sus profesores es, precisamente, el magistrado Guillermo Sánchez Luque, quien tiene en su despacho la investigación contra el senador Besaile.

Pues resulta que en plena cafetería de la u, el profesor y la alumna se encontraron… ¡y estalló Troya! La estudiante dijo que se había sentido agredida, tanto, que presentó ante la Vicerrectoría una queja formal por lo que llamó «agresión verbal docente».

Y uno se pregunta: ¿acaso la Academia, en Derecho, no es precisamente para eso? Para debatir, discutir, argumentar, acusar o defender, sin necesidad de tas-ta-tas-tatá…