El presidente, Gustavo Petro, y su esposa, Verónica Alcocer, no pudieron encontrarse anoche con el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden. La historia es bien curiosa.

El mandatario norteamericano ofreció una recepción a todos los mandatarios que asistían a la asamblea de la ONU, en el Museo de Historia Natural de Nueva York.

Petro y su señora salieron a las seis de la tarde, desde la sede de la misión permanente de Colombia ante la ONU, ubicada en 140 East 57th St. New York, NY 10022.

El inmenso trancón que habitualmente se forma en el corazón de Manhattan se agravó con la llegada del presidente Biden, porque el servicio secreto de la Casa Blanca cierra las calles aledañas al hotel donde se aloja el mandatario estadounidense, y en ese perímetro de seguridad quedó envuelta la sede diplomática de Colombia.

¿Resultado? La caravana del presidente Petro quedó bloqueada. El presidente y la primera dama siguieron a pie: Verónica, en tacones, y su esposo, en elegante traje; caminaron 40 minutos por las calles del corazón de Manhattan. Llegaron al Museo de Historia Natural, donde era la recepción, a las ocho de la noche; Biden ya se había ido, había llegado a las 7:03 p. m. y solo estuvo 20 minutos, intercambió saludos con algunos mandatarios y se retiró.

Hoy, en Nueva York, el presidente Petro comentó el episodio.