En la ciudad de Montreal, en Canadá, un hombre identificado como Gregorio de Santis, jubilado, decidió seguir el consejo de su hermana y se puso a organizar su armario para escoger alguna ropa vieja para donar.

Al revisar una chaqueta vieja, descubrió en uno de los bolsillos un tiquete de lotería que había comprado en diciembre del año pasado y del que se había olvidado. El hombre, quien juega a la lotería hace 40 años sin haber ganado nada, decidió ir hasta el puesto de la

compañía Loto-Québec, para verificar si esta vez había tenido suerte… ¡y se llevó una doble sorpresa! Uno, supo que había ganado por primera vez en su vida y dos, ¡se enteró de que el premio era de USD 1,75 millones! Gregorio ya recibió su cheque y anunció que va a gastar su fortuna en mejorar su plan de retiro.

Georgina… Georgina, téngame lista toda mi ropa vieja… ¡Georginaaa!