Bajo el más absoluto secreto, el presidente electo, Gustavo Petro, adelantó una visita sorpresa a uno de los lugares más hermosos que tiene Colombia.  

El electo mandatario, a bordo de un avión de la Policía Nacional y acompañado de su equipo de seguridad, estuvo el domingo en el municipio de La Macarena, en el Meta.

Pero ese no era su destino final: desde allí, partió en un helicóptero hasta Caño Cristales, donde lo recibió un tremendo aguacero que lo obligó a refugiarse en un hotel de la zona. 

Tras la tormenta, siempre llega la calma y pasado el mediodía, cesó la lluvia y el presidente electo pudo recorrer parte de Caño Cristales, también conocido como el río de los siete colores; allí saludó a varios turistas que visitaban esta maravilla de la naturaleza y se tomó algunas fotos con los voluntarios de la Defensa Civil que lo acompañaron. 

Los lugareños, gratamente sorprendidos por la visita del presidente electo, esperan que no sea el último viaje de Petro a la zona.