La historia por el presunto plagio en la tesis de maestría de la presidenta de la Cámara de Representantes, Jennifer Arias, parece no tener fin.

Ahora resulta que el representante Crisanto Pisso, designado por la Comisión de Ética del Congreso para investigar el caso del supuesto plagio, se declaró impedido; asegura que no puede adelantar el proceso porque él mismo apoyó la proposición para evitar que se revocara la elección de Jennifer Arias como presidenta de la corporación. Ahora, la Comisión de Ética tendrá que estudiar el impedimento y decidir si lo acepta o no.

Parece fácil, pero la cosa está bastante complicada debido a que esa decisión debe tomarse en una sesión presencial, lo cual se dificulta por la abultada agenda de la Cámara y los compromisos de los congresistas que ya están en campaña.

La voluntad política será fundamental para tomar una decisión en este caso.