El elefante blanco de los lunes. La siguiente es la triste historia del nuevo acueducto del municipio de Mercaderes, en el sur del departamento del Cauca.

En el año 2013, bajo la gobernación de Temístocles Ortega, se anunció la construcción del acueducto y se firmó el contrato 082N. La obra debía construirse en cinco meses, pero tuvo un retraso de tres años. El 19 de abril de 2017, el alcalde de Mercaderes, Alcy Muñoz, recibió a satisfacción la construcción de una nueva bocatoma y la reposición de 18 kilómetros de tubería por valor de $ 6048 millones, obra financiada con recursos del plan departamental de aguas. Pero, según los pobladores de Mercaderes, el servicio, en lugar de mejorar, ¡empeoró!

 

Le puede interesar: Intensifican búsqueda del novio de Gabby Petito tras hallarse un cuerpo que sería de la joven

 

El Consorcio Mercaderes 2013, encargado de la obra, no instaló las suficientes válvulas para la tubería ni puso los filtros para contener la arena que trae el agua del río cuando ingresa a las tuberías. Peor aún, construyeron los tanques de abastecimiento con el desnivel hacia el lado equivocado, es decir, el agua no baja hacia la población, sino que busca devolverse al río. De los tres tanques, solo dos captan el agua gracias a improvisadas compuertas plásticas construidas tiempo después por un fontanero de la población.

Hoy en día, los 24.000 habitantes de Mercaderes siguen sin suministro de agua potable; por ello, han tenido que adecuar sus casas con bombas eléctricas para aprovisionar tanques. Pero algo sí les llega puntualmente a todos los habitantes cada mes: ¡el recibo del servicio de agua!

¡Ay, mi país!