A las 8:50 a.m., un mensaje con una foto obscena fue publicado en la cuenta oficial de Twitter del procurador general, Fernando Carrillo.

Los ciberdelincuentes divulgaron la imagen aprovechando la convocatoria que hizo el procurador a una audiencia con familiares de víctimas de personas desaparecidas en Medellín. Pocos minutos después de aparecer en su cuenta de Twitter, la imagen fue borrada de las redes sociales. La Procuraduría se apresuró a aclarar que la cuenta de Carrillo fue hackeada.

La semana pasada, Twitter recomendó a sus usuarios cambiar las contraseñas de esta red social para proteger la seguridad de sus cuentas; a pesar de la advertencia, ni el procurador se salvó de los ciberdelincuentes.