La senadora Griselda Lobo, quien hasta ayer ocupó la segunda vicepresidencia del Senado, se fue a una notaría.

¿Saben para qué? ¡Doña Griselda se cambió legalmente su nombre! ¡Decidió que su nombre permanente será el que usó durante cerca de cuarenta años en la guerrilla de las Farc y con el que todo el mundo la conoció: Sandra Ramírez Lobo!

«Decidí cambiarlo porque por Griselda Lobo nadie me conocía, por eso me dejé el que uso desde cuando ingresé a las Farc. Ahora, legalmente, me llamo Sandra Ramírez Lobo».

La viuda de Tirofijo nació en Socorro (Santander); tiene 58 años y 40 de ellos militó en las Farc. Proviene de una familia campesina formada por 18 hermanos. A los 17 años fue reclutada e ingresó a las Farc, donde se convirtió en la compañera de Marulanda. Estudió Enfermería y Fotografía.

El cambio de nombre es un recurso legal que tiene cualquier ciudadano y puede hacerse ante notaría, como lo hizo doña Griselda… digo, ¡doña Sandra!