La Procuraduría llamó a juicio al suspendido gobernador de Córdoba, Edwin Besaile, por posible desvío de recursos.

La entidad señaló que durante la administración de Besaile, se presentaron irregularidades por el pago de 14 tratamientos de pacientes falsos de hemofilia. La Procuraduría acusa a Besaile de omitir las medidas para evitar que se desembolsaran irregularmente más de $ 1500 millones. Besaile fue destituido e inhabilitado por 10 años en cargos públicos, por otro caso de presunta corrupción.

Lo curioso del caso es que aún no se define la continuidad en su cargo como gobernador, dado que está pendiente que la Procuraduría se pronuncie en segunda instancia, por lo que, por el momento, continuará como gobernadora encargada Sandra Patricia Devia…