Hay dos razones que explican el retiro del exministro Jaime Arias de la presidencia de las EPS. Una, es la oficial: la asociación dijo que Arias, presidente ejecutivo, dejará el cargo para dedicarse a labores académicas. Arias defendió cambios que garantizarán una mejor calidad de los servicios a los afiliados y pacientes y buscó el acercamiento de los diferentes gremios y el Gobierno alrededor de objetivos comunes.

Y otra es la versión privada: sus cercanos dicen que se va, ¡porque se cansó! Se desesperó por promesas incumplidas; se aburrió con la falta de recursos y no aguantó seguir gritando sin que nadie lo oiga. Como decimos coloquialmente, se mamó.