Volvemos con nuestra habitual sección de los lunes, sobre elefantes blancos.

En el año 2015, la Alcaldía del municipio de Ortega firmó un contrato para la construcción de la primera etapa de un megacolegio en la vereda El Alto del Cielo. Fue un contrato por $ 1966 millones y contemplaba inicialmente la estructura del primer piso, la construcción de varias aulas escolares y sus respectivos baños, con el comedor y la cocina del primer piso.

¿Qué hicieron con la platica? Lo que podría llamarse el cascarón: unos muros y unas vigas. En vez de aulas, potrero; en vez de baños, pasto; en vez de cocina, basura… hace casi cinco años. Los niños que aspiraban a ingresar están en una casa improvisada. La estructura finalmente fue abandonada. Recibió la platica el consorcio Unión Temporal Alto del Cielo.

No hay derecho saquear así los recursos para la educación de los niños. ¡Lo que les espera es el infierno!