Se anuncia un plan de austeridad para la CAR de Cundinamarca. Fernando Sanabria, el nuevo director de la CAR Cundinamarca, anuncia el apretón del cinturón y revela que empezará por la suspensión de líneas celulares corporativas, en las que anualmente se gastan más de cien millones de pesos. Además, se les retirarán los vehículos de uso exclusivo a los directivos de la entidad, incluido el del propio director, lo que reduce significativamente el número de vehículos contratados por la entidad. Se cancelarán las suscripciones de revistas y periódicos. Tampoco volverán a pagar viáticos a los delegados de las 14 regionales de la entidad, pues ahora las reuniones del equipo directivo se harán por videoconferencia y no tendrán que trasladarse a Bogotá.

¡Cien millones de pesos en llamadas celulares! ¿Amor? Amor, a las cuatro y media, cuando puedo escaparme de aquí… Aló, aló…