Que se firme un convenio para fortalecer la vigilancia en la contratación pública en las regiones, en los departamentos y municipios donde ocurren los mayores desfalcos al Estado está bien, muy bien, pero lo que no se entiende del convenio es que su vigencia sea por solo dos años.

El procurador, Carrillo, y el director de la Federación Nacional de Departamentos, Carlos Camargo, suscribieron el convenio y en él se establece que la vigilancia especial que se crea sobre todos los contratos tendrá una duración de solo dos años.

Como quien dice, ¿después de ese periodo, desaparece la vigilancia y volvemos a las andanzas?