La Procuraduría General de la Nación acaba de llamar la atención de las autoridades carcelarias para que agilicen el proceso de vacunación contra la COVID-19 de todas las personas privadas de la libertad.

Y es que según el último informe del Ministerio de Salud, de los 98.000 reclusos que hay actualmente en las cárceles del país, solo el 37 % cuenta con el esquema completo de vacunación y el 90 % ha recibido la primera dosis.

En el caso de la guardia carcelaria y el personal de custodia, el 49 % ya tiene el esquema completo de vacunas y entre los auxiliares penitenciarios, la cifra llega al 40 %.

La Procuraduría advierte que el Instituto Nacional de Salud ha identificado varios conglomerados en las cárceles que podrían constituirse en foco de contagios de COVID-19.

Ante esta situación, la Procuraduría les dio tres días de plazo al INPEC y a la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios para que presenten un plan de acción y se evite un pico de contagios en las cárceles.