Hoy, es el plan maestro de alcantarillado de un municipio del Atlántico.

Se trata del hermoso pueblo Juan de Acosta. La obra se ha iniciado cinco veces y cinco veces ha sido suspendida, y no termina.

El 13 de octubre de 2015, el Departamento para la Prosperidad Social (DPS) suscribió un contrato por $ 14.050.581.235. Se suscribió con la Unión Temporal Prosperidad Costera; el objeto de la obra era la construcción de la segunda etapa del plan maestro de alcantarillado y planta de tratamiento de aguas residuales de ese municipio. La obra beneficiaría a más de veinticuatro mil habitantes de esa población.

Y todo comenzó mal: el inicio de la obra se dio apenas ocho meses después, en junio de 2016, y a los cinco meses y medio, en diciembre del mismo año, se suspendió. La obra se reanudó el 4 de enero de 2017, pero se detuvo por segunda ocasión el 6 de julio; once días después, el 17 de julio, se reiniciaron los trabajos, pero se suspendieron un día después. El 19 de septiembre, la obra se reinició por cuarta ocasión y luego, el 14 de noviembre, sufrió una nueva interrupción. El quinto inicio de la obra se dio el 2 de mayo de 2018 y el 19 de agosto de 2018, supuestamente, terminaron.

Aparentemente… Han pasado siete años desde la firma del contrato y el municipio Juan de Acosta sigue sin alcantarillado ni planta de tratamiento de aguas.

Las cosas que solo pasan en mi país… Mi país, mi país, ¡ay, mi país!