Como todos los lunes, mi elefante blanco.

La siguiente es la historia: el 28 de junio de 2013, la Gobernación de Sucre y el contratista Unión Temporal Colosó Vial celebraron un contrato para la rehabilitación en asfalto de la vía Toluviejo-Colosó; la obra tuvo un costo inicial de $ 8.350 millones. La vía fue entregada por el contratista en diciembre de 2015, pero un mes después, es decir, en enero de 2016, se evidenciaron fisuras en la capa asfáltica, grietas, deformaciones, hundimientos y parches, por lo que se solicitó de manera urgente la reparación de la misma; el contratista no respondió.

Los perjuicios causados por el siniestro y por el riesgo de estabilidad de la obra fueron calculados en $ 8.319 millones. La póliza de estabilidad y calidad de la obra que ampara el contrato cubre una cuantía de $831 millones, ni el 10 % del valor.

Dizque se invirtió una millonaria suma, pero hoy en día la vía está peor que nunca. ¡Ay, mi país, qué tristeza!