El exgobernador del Chocó Bismark Calimeño Mena, condenado por la Corte Suprema.

Calimeño tendrá que pagar cuatro años y cinco meses de prisión por la falsificación de dos resoluciones. Resulta que el exmandatario favoreció a ocho exfuncionarios del fondo de educación regional del Chocó, entre los que se encontraba su esposa, con el pago de prestaciones sociales ordenadas con resoluciones falsas.

Dicha acción despertó sospechas, por lo que fue denunciado y a que no adivinan qué encontró la Fiscalía: pues resulta que las resoluciones fueron modificadas ilegalmente porque originalmente una concedía una comisión de servicios y la otra, una licencia de maternidad. Pequeña diferencia. Entonces, por hacer trampa, lo condenaron por falsedad en documento público, prevaricato y peculado.

Lo que uno no entiende es que no pague la condena en una cárcel porque dizque la ley asegura que si desde el principio del proceso no se le dictó medida de aseguramiento, entonces toca esperar el resultado de la apelación del fallo para ver si confirma la condena, y solo entonces se le podrá enviar a la cárcel.

Por Dios. ¡Hay leyes tan mal hechas!