Seguimos con las historias de los elefantes blancos, es decir, aquellas obras en las que se invirtieron millonarios recursos y no se terminaron, están completamente abandonadas o no están al servicio de la comunidad.

El 27 de octubre del año pasado, las autoridades del bellísimo municipio de Girón, en Santander, inauguraron la Biblioteca Gabriel García Márquez. Fueron invertidos $ 2500 millones. El edificio, de 1530 metros cuadrados, tiene aulas de lectura, de aprendizaje, una hemeroteca, áreas infantiles y sala virtual. Resulta que a los genios del proyecto, por llamarlos así con benevolencia, se les olvidó incluir los libros y la dotación para su funcionamiento. La biblioteca lleva nueve meses cerrada, no cuenta con la dotación que se requiere para su funcionamiento y apenas 2400 libros están en trámite ante el Ministerio de Cultura. El alcalde de Girón, John Ramírez, prometió que en abril estaría al servicio. ¡Estamos en julio!

Con todo respeto, el alcalde engañó; cientos de quejas, denuncias y reclamos han desfilado por los entes de control sobre este elefante santandereano… Y la gente anhela ansiosamente su biblioteca.