Hace varios años, muchos años, un hombre, Joaquín Quintero, logró demostrar que la noche noche es un gran horario para la radio. Su programa se iniciaba a las doce de la noche, se llamaba «El loco de la colina»; en Madrid, colina significa barrio. Su impacto fue de tal dimensión que el hombre de la colina pasó a la televisión.

En Colombia, apareció otro genio radial, otro hombre de la colina: se llama Julián Parra, hermano del gran comentarista taurino Iván Parra. Julián dirige y realiza «Nocturna», de RCN Radio. Ágil, dinámico, recursivo, Julián es un abogado del Externado que se enamoró de la radio y que ha logrado no solo grandes índices de sintonía, sino una formidable aceptación nacional.

Van desde aquí nuestras felicitaciones a este loco de la colina que se tomó la noche en la radio colombiana. Yo no soy besuqueadora, pero van mil besos y abrazos.