Indígenas que se vieron obligados a abandonar sus tierras en el Cauca y huir a Cali recibieron hoy un merecido reconocimiento de la justicia.

Una tutela en la que la comunidad indígena denunciaba la violación al derecho fundamental del reconocimiento y la protección de la diversidad étnica, la comunidad misak un pachik chak, logró que se aceptaran sus razones y se le ordenara al Ministerio del Interior que los registre en el censo de poblaciones indígenas.

La sentencia fue del Consejo de Estado y le concede diez días a la Dirección de Asuntos Indígenas del ministerio para hacer el registro correspondiente o para hacer viable un censo de aquellos cabildos que hacen presencia en las ciudades.

En el fallo, el Consejo de Estado exige que la nación intervenga y reconozca los derechos de este grupo indígena, de tal forma que se evite su discriminación por haber sido expulsados y obligados a abandonar su territorio en Silvia (Cauca) hace 50 años.