Hay nuevas denuncias sobre malos manejos de millonarios recursos para la educación en seis departamentos.

Estas regiones son La Guajira, Magdalena, Meta, Nariño, Norte de Santander y Santander. La Contraloría General reveló irregularidades por $ 55.195 millones que se pagaron por el servicio de conectividad para las escuelas municipales, internet, telecomunicaciones, etcétera, con contratos o convenios que presentan sobrecostos, intermediaciones innecesarias o sencillamente corresponden a servicios nunca prestados.

Las irregularidades fueron descubiertas tras una fiscalización especial que se realizó sobre una muestra de tres mil instituciones educativas. Los auditores del ente de control encontraron, por ejemplo, que una sola empresa, Funtics, recibió el 80 % de los contratos, lo que constituye un claro caso de malla empresarial, es decir, una sola compañía que logra contratos presentándose en diferentes formas. Esta firma hace presencia en 16 departamentos.

Además, según reveló la Contraloría, las gobernaciones contrataron el servicio de conectividad para periodos de vacaciones donde obviamente no hay estudiantes ni profesores; también se adquirió software nunca utilizado en las escuelas, lo que para la Contraloría es una especie de elefante blanco virtual.

El informe será trasladado a la Fiscalía General y a la Procuraduría; $ 55.000 millones de la educación despilfarrados. No hay derecho.

Honestamente, en un país tan pobre y con tantas dificultades en educación como el nuestro, ¡no hay derecho!