El Decreto 1370 de agosto de este año, que reglamenta la Ley de Financiamiento, tiene enfrentadas a las empresas de las zonas franca de Bogotá y Occidente.

En este decreto se regula la importación de mercancías que se producen en zonas francas con materias primas nacionales y nacionalizadas. Para María Gamarra, gerente de la Zona Franca Occidente, la aplicación de la medida representa doble tributación con el IVA para los proveedores, que en su mayoría son pequeñas y medianas industrias. Esa mayor carga tributaria pone en riesgo 30.000 puestos de trabajo.

Por otro lado, el presidente de la Zona Franca de Bogotá, Juan Pablo Rivera, desvirtuó esas declaraciones y dijo que el decreto resuelve una problemática en materia logística y aduanera para simplificar los procesos de importación de diferentes productos. Dijo que las empresas que paguen doble tributación en zonas francas tendrán devolución del IVA en el corto tiempo.