La línea 123, destinada a atender los posibles casos de coronavirus, ha registrado una avalancha de solicitudes que han desbordado la capacidad del sistema.

De treinta mil llamadas diarias habituales, se subió a más de sesenta mil; buena parte de ellas han resultado ser falsas alarmas: simples dolores de cabeza.

En redes sociales, varios ciudadanos han registrado fallas en la atención de la línea 123, usuarios denuncian que pese a reportar fiebre de varios días y síntomas asociados al coronavirus, no son atendidos oportunamente.

El Distrito anunció que está adelantando la contratación de más operarios en la línea de emergencia para atender con rapidez las 24 horas del día.