Tengo ñapa: la misión humanitaria de la Defensoría del Pueblo que viajó a Haití para indagar por la situación de los colombianos detenidos no tuvo buen resultado.

Las autoridades haitianas no les han entregado información a los funcionarios colombianos ni les han permitido contacto con los 19 militares en retiro capturados por su presunta participación en el magnicidio del presidente Jovenel Moïse.

En Colombia, la Defensoría del Pueblo aseguró que los permisos fueron solicitados oportunamente y pidió intervención de la OEA para que a los colombianos se les respete el derecho a tener un abogado y a ser presentados oportunamente ante un juez.

Una de dos: o no fue diplomática la acción de la Defensoría o no fue diplomática la posición de Haití. Los colombianos están detenidos desde el 7 de junio, horas después del asesinato del presidente Moïse.