Las relaciones políticas entre el presidente Iván Duque y el expresidente Álvaro Uribe están atravesando momentos difíciles.

Hay quienes sostienen que Uribe fue consultado por el Gobierno sobre el proyecto de reforma tributaria y que el exmandatario trasladó el estudio a un equipo de expertos para obtener su opinión; cuando tuvo clara la propuesta, el proyecto ya había sido presentado. Y por el contrario, hay quienes sostienen que Uribe sí respondió antes de la presentación del proyecto y formuló algunas observaciones que el Gobierno no atendió.

 

Le puede interesar: Iglesia pide diálogo nacional sobre reforma tributaria

 

Sea como fuere, son claras las diferencias entre el Gobierno y el exmandatario sobre el asunto de la reforma. Parecería que Duque piensa más en la grave situación económica del país que debe enfrentar y Uribe, en el efecto devastador que tendrá la propuesta, aprobada o negada, sobre la fuerza electoral del Centro Democrático.

Como dice la conocida ranchera: «La distancia entre los dos es cada día más grande».

Publicidad