La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, tiene casi listo un plan que ejecutará el próximo año para consolidar la reactivación de la actividad productiva en la capital.

Lo primero que hará en enero es impulsar el regreso a clase en los colegios con el modelo de alternancia. La idea es que por lo menos un grupo reducido de estudiantes asista tres veces por semana a las aulas, respetando todos los protocolos de bioseguridad.

Otro plan que está diseñando es la reapertura total de bares, discotecas y lugares de rumba. Se tiene proyectado que se haga a finales de marzo o principios de abril, bajo ciertas condiciones que garanticen la salud de los asistentes.

La alcaldesa es optimista, piensa que a mitad de año la capital podrá regresa a su actividad normal. Eso sí, si todos cooperamos y nos cuidamos de la COVID-19 en esta época de Navidad y Año Nuevo.