El jefe de Cambio Radical, Germán Vargas Lleras, logró lo que pocos dirigentes políticos consiguen hacer: que el presidente ratifique con honores en su cargo a un ministro.

Vargas Lleras, en su columna en El Tiempo, descalificó al ministro de Salud, Fernando Ruiz, que es de su partido, Cambio Radical, y lo definió como un «paquetazo».

El presidente Duque, al reintegrar su gabinete, y por petición de Cambio Radical, para apoyar al Gobierno en el Congreso y darle mayoría, otorgó la cartera de salud a ese partido. Hubo dos candidatos propuestos por ese partido: Fernando Ruiz y Luis Alexánder Moscoso. El primero, de Vargas Lleras y el segundo, del grupo Char. Ganó Vargas: Ruiz fue nombrado ministro y Moscoso, viceministro. 

Vargas Lleras, desde el año pasado, está responsabilizando a Ruiz por una supuesta inactividad frente a la pandemia. Vargas Lleras, en su columna lamenta que la pandemia haya causado más de cien mil muertos.

 

Le puede interesar: Biden apoya protesta pacífica y condena actos “sin sentido de violencia y vandalismo”

 

«Peor imposible en todos los frentes: récord mundial de contagios y fallecidos, mediocre vacunación pública, nula privada, reforma de la salud hundida sin debate, manejo del Invima y Supersalud discrecional», son algunas de las cosas que Vargas Lleras escribió contra el ministro de su partido.

Hoy, el presidente Duque, en un acto en el que se hacía la entrega de vacunas que compraron los privados, dijo que ha sido «una bendición» la presencia de Fernando Ruiz en el Ministerio de Salud; destacó su calidad personal y profesional; lo ratificó y además, sin mencionar a Vargas Lleras, dijo que el plan de vacunación va bien, frente a la incredulidad de algunos, y garantizó que este año estarán vacunados más de treinta y cinco millones de colombianos, todos con segundas dosis.

Atornillado pues, Fernando Ruiz en su cargo como ministro de Salud.